Leamos de la vida

Laura Di Cola: la cocinera sustentable

Laura di Cola, la cocinera que fomenta la comida saludable, divertida, práctica y al alcance de todos.

Laura Di Cola tiene una visión: fomentar la alimentación saludable, que la cocina sea divertida y que esté al alcance de todos, que sea práctica y sustentable, sin derrochar materiales ni tiempo. Se define a sí misma como la cocinera que “te lleva la comida de la huerta a la mesa”. Luego de estudiar la carrera de profesional gastronómico, no tardó en hacer una huerta en el jardín de su casa para tener hortalizas frescas y sanas para las comidas. Desde entonces, cocina incansablemente.

Escribió Harina en las manos, con el que ganó el premio Gourmand Cookbook Fair como el “Mejor primer libro de cocina 2012 de Argentina”, y Sin delantal, que condensa sus ideas, ilusiones y experiencias dentro del mundo de la cocina saludable. En una entrevista a cargo de Carolina Balbiani realizada en el marco de Experiencia Leamos, el ciclo que la plataforma Leamos.com entrega como beneficio exclusivo a sus suscriptores, Di Cola contó sus tips para una cocina sustentable.

Primero contó que no desecha ni una pizca de una fruta o verdura. Cuando su nutricionista le comentó que los mejores nutrientes estaban en la cáscara de los vegetales, la cocinera comenzó a aprovecharlos. “Muchas veces descartamos las cáscaras por un tema de químicos agregados”, explicó, “pero se pueden sacar tan sólo lavando el alimento con un poquito de vinagre y bicarbonato, enjuagando bien la verdura, pelándola y conservándola para otras recetas”.

Laura Di ColaLaura Di Cola

Puso de ejemplo todo lo que podemos hacer con un tomate: “No solo podemos hacer ensaladas de tomate o tomate asado, sino que también podemos aprovechar la cáscara al deshidratarla, ponerla al sol, secarla, y convertirla en el polvo de tomate más rico que hayamos probado”. El condimento puede ir arriba de ensaladas, carnes, de un puré. Otra opción es ponerlos en conserva, preservando así los tomates que sobraron de cosechas anteriores. Y si no tenemos una huerta, de todas formas los tomates son mucho más ricos y económicos en los meses de calor. “Es muy lindo poner los tomates de verano en un frasquito, conservarlos, y comerlos en invierno”. A la vez, las semillas, que muchos sacan, pueden ser plantadas en una maceta para que en su lugar crezcan plantas de tomate. Es recomendable hacerlo cuando comemos uno muy rico, para lograr replicar el sabor de aquel que más nos gustó. La cocina sustentable, entonces, “es una forma de reinventar lo que la naturaleza genera”.

Loading the player...