Leamos romántica

Graciela Ramos y “Quién soy yo cuando no estoy”, su nuevo libro exclusivo de Leamos.com

Graciela Ramos dejó el marketing y las ventas para animarse a su sueño: la escritura. Sus mujeres protagonistas buscan hacerse cargo de su destino, adueñarse de sus vidas. Además, Ramos pone el foco y su pluma para narrar a las clases más humildes y trabajadoras: “Los autores también tenemos una responsabilidad social. Me gusta contar la historia debajo de la historia”, asegura desde Villa Allende, donde pasa sus días escribiendo y cuidando su huerta. Algunos de sus libros son Lágrimas de la revoluciónLa Capitana y Malón de amor y muerte.

En otro encuentro de Leamos Romántico, un ciclo que se realiza en el marco de Experiencia Leamos, Magda Tagtachian conversó con la escritora de su obra y su más reciente publicación, exclusiva para Leamos.comQuién soy yo cuando no estoy."Quien soy cuando no estoy", de Graciela Ramos. Exclusivo de Leamos.com«Quien soy cuando no estoy», de Graciela Ramos. Exclusivo de Leamos.com

En todas sus novelas, más aún en su última trilogía, narra la inmigracion y la vida de gente común y corriente: “La historia siempre está contada por la parte oficial, por los que sobreviven y ganan. Nació en mí la necesidad de contar la historia de los otros: los invisibles”.

Mirando en retrospectiva, este enfoque fue un denominador común en sus novelas: “Me gusta darle vida y luz a los partícipes de la historia”. En La boca roja del riachuelo aborda, por ejemplo, la Semana Trágica de los talleres Vasena: “Fueron inmigrantes que vinieron a trabajar buscando un mundo mejor, un día se encontraron en una revuelta pidiendo por sus derechos, murieron y terminaron en una fosa común. Es importante recordarlos: ellos también son hacedores de la historia”.

La escritora investiga sobre la historia argentina para cada novela: “Ilumino las partes oscuras, tránsito los acontecimientos, y me doy cuenta que la historia argentina se repite constantemente. Me encuentro pensando: no aprendemos más”. Ramos considera que no habrán grandes cambios a futuro, que la repetición de nuestra historia es casi cultural. De todas formas, cuando sus amigas le dicen que en sus libros hace política, se sorprende: “En mis libros no hay colores políticos: hay gente. Personas que sufren, que tienen sueños, anhelos”.

Loading the player...