Leamos con autores

“El destetado”: una historia de amor y venganza, de Federico Jeanmaire

Federico Jeanmaire es licenciado en Letras y fue profesor en la Universidad de Buenos Aires. Publicó numerosas novelas, entre ellas: Una virgen peronistaPapáFernández mata a FernándezTacos altos. Con La creación de Eva obtuvo el Premio Especial Ricardo Rojas; en 2008, ganó el Premio Emecé con Vida interior y en 2009 el Premio Clarín de Novela con Más liviano que el aire. Algunos de sus libros han sido traducidos al francés, al alemán, al griego, al árabe y al portugués. En septiembre de este año apareció Wërra, su novela más reciente, que está disponible en Leamos.com.

En una entrevista a cargo de María Belén Marinone realizada en el marco de Experiencia Leamos, Jeanmaire presentó El destetado, el texto que es contenido exclusivo de Leamos.com y en el que narra la historia de amor y crimen entre la hija del patrón y un gaucho en Baradero de 1870.

La entrevista completa se puede ver en el sitio de Experiencia Leamos. Publicamos aquí un fragmento de la charla:infobae-image

¿Cómo llegaste a esta historia?

–La historia me la contó mi tío o mi abuelo. En el pueblo habían comentarios, se hablaba de ‘el negro que fusilaron en la plaza’, o del último fusilado de la Provincia de Buenos Aires. Luego, de casualidad trabajé durante más de 30 años en la biblioteca del Congreso, donde en un momento me dediqué a microfilmar diarios. Me tocó Diario Tribuna y me encontré con una seguidilla de artículos sobre el múltiple asesinato. El diario seguía el caso como una especie de folletín, como ahora se siguen en la televisión el caso María Belsunce, por ejemplo. Era un crimen que había impresionado mucho a Buenos Aires. Empecé a preguntar por mi pueblo, donde una de las fuentes fue precisamente mi tío, que tiene casi 90 años, y armé la historia. Una historia que tiene mucho de verdad y muy poco de ficción, porque el relato está armado a partir de, llamémosle, mi “intuición pueblerina”.

¿Qué representó para vos escribir sobre Baradero?

— Fue, en cierta forma, una manera de volver a mi pueblo. Considero que era una historia que se estaba perdiendo, que solo conocían los más viejos del pueblo, y que a partir de este relato se incorporó como un hecho que conoce toda una generación de chicos de 20-30 años. Además, después de publicar el libro, mucha gente empezó a decir que ‘sabían algo’ del caso, ¡Cosa que no me pasó cuando buscaba fuentes para escribirlo! La literatura tiene eso extraordinario que es que finalmente se convierte en una especie de ‘verdad’. Lo escrito tiene un prestigio que nunca dejó de llamarme la atención.

Loading the player...