Leamos con autores

“Me hice feminista en el exilio”: un ensayo de Leamos.com sobre las referentes del movimiento en los 70

Gabriela Saidon es licenciada en Letras, escritora, periodista, y ensayista. Dicta talleres de escritura creativa y de lectura, y publicó libros como La montonera, Biografía de Norma ArrostitoCautivasSantos ruterosMemorias de una chica normal (tirando a rockera)La farsa: Los 48 días previos al Golpe y la muy reciente La reina.

En una entrevista a cargo de María Belén Marinone realizada en el marco de la Experiencia Leamos, la escritora presentó Yo me hice feminista en el exilio, un ensayo que es contenido exclusivo de Leamos.com y en el que aborda las historias de Dora BarrancosTununa MercadoSusana Sanz y Susana Gamba: cuatro mujeres que se hicieron feministas en el exilio en la década del 70 y que hoy relatan cómo transitaron ese camino hasta un presente de pañuelos verdes y #NiUnaMenos.

Presentamos aquí un fragmento de la entrevista:
"Yo me hice feminista en el exilio", Gabriela Saidon (IndieLibros)«Yo me hice feminista en el exilio», Gabriela Saidon (IndieLibros)

¿Cómo conociste a Dora, Tununa, Susana Sanz y Susana Gamba?

—Fue en épocas del debate por la interrupción voluntaria del embarazo en el 2018. En un corto periodo escuché una frase pronunciada por cada una de ellas: “Me hice feminista en el exilio”. Me llamó mucho la atención, comencé a preguntarme por qué esta frase era pronunciada por estas mujeres, y por qué en ese momento tan particular. ¿Por qué lo contaban ahora luego de tanto tiempo? ¿Qué palabras se estaban liberando a partir del debate por la interrupción voluntaria del embarazo? Considero que el debate por la IVE abrió la posibilidad de decir lo no dicho.

¿Cómo qué?

—Al hablar con ellas empecé a darme cuenta qué estigmas había sobre haber estado en el exilio, sobre haber tenido el “privilegio” de hacerse feministas afuera mientras en la Argentina las mujeres debían ocultarlo. Con el debate de la IVE, se abrió la posibilidad de decir: “Soy feminista”. Y aquellas que venían militándolo hace años, se sintieron más cómodas que nunca para decirlo.Dora Barrancos, una de las cuatro mujeres entrevistadas en el libro (Crédito: Santiago Saferstein)Dora Barrancos, una de las cuatro mujeres entrevistadas en el libro (Crédito: Santiago Saferstein)

¿Qué rol jugó en ellas la lectura de textos feministas?

—Fueron importantes, pero en estos casos, en una primera instancia lo clave fue lo experiencial. Lo que ellas habían vivido a priori aquí en la Argentina como militantes. Porque antes de la dictadura, el feminismo era incipiente, y ellas participaban de todos los congresos, reuniones, tenían contacto con otras mujeres. En el caso de Dora Barrancos, ella siempre cuenta que las lecturas que hacían de Simone de Beauvoir eran puramente literarias, y que fue después, con la relectura, que empezó a abrir los ojos.

Leer a Gabriela Saidon en Leamos.

Loading the player...