Contenido exclusivo

Fernanda Meritello: “Más allá de lo que decían de Cromañón, necesitaba meterme en los corazones de los jóvenes”

En un nuevo encuentro del ciclo Experiencia LeamosFernanda Meritello, licenciada en ciencia política, acompañante de jóvenes en consumos problemáticos y parte de “Familias en tránsito”, habló con María Belén Marinone de su reciente novela Tú no, princesa, tú no, que narra el incendio de Cromañón y cómo de la noche a la mañana, una generación entera de pasiones hondas, entrega y rock, se enfrentó cara a cara a una tragedia prevenible. El libro es contenido exclusivo de lla plataforma Leamos.com.

Estos son algunos pasajes del encuentro:

¿Creés que a los sobrevivientes con los que te vinculaste para escribir les sirvió, a modo de catarsis, contarte sus experiencias? ¿Qué sumaron esos intercambios?

–Sí, a muchos les sirvió. Yo conocía pocas canciones de Callejeros, algunas me chocaban, y otras me parecían poesía. Pasaba de la poesía al horror, y no fue hasta escuchar los relatos de los jóvenes que empecé a ensamblar una historia de contraste entre los dos protagonistas. El relato me lo fueron armando las canciones y estas voces de los sobrevivientes. Después me metí en los foros de los fans que había en ese momento, especialmente en los de Callejeros, para conocerlos, entender su lenguaje. Me intrigaba mucho qué sentían, cómo estaban, qué les iba pasando… Más allá de lo que decía el mundo y el periodismo, yo necesitaba meterme en esos corazones."Tú no, princesa, tú no", de Fernanda Meritello (contenido exclusivo de Leamos.com)«Tú no, princesa, tú no», de Fernanda Meritello (contenido exclusivo de Leamos.com)

¿Qué encontraste a la hora de narrar la figura de los padres en la tragedia? En un pasaje uno de ellos habla de la culpa…

–No puedo hablar de los padres y madres a nivel general, pero sí entendí que la culpa era un sentimiento muy común entre ellos. “La culpa es un invento muy poco generoso”, dice Calamaro. Y yo dije basta de culpas y de daños, el camino es la ternura y el amor. No existen los súper padres o súper madres, y tampoco existen los súper hijos. La protagonista de mi libro no es perfecta. Para escribir me propuse la búsqueda de la no-perfección y de la vulnerabilidad. Me parecía una linda idea sanar esta herida de Cromañón a través de una historia de amor. Por eso narré un amor de padres e hijos pero también de jóvenes entre jóvenes, de toda una generación.



Leer a Fernanda Meritello en Leamos.

Loading the player...