Actualidad Lecturas

Poesía desde la pantalla del celular: la actualidad de un género que no deja de reinventarse

Festivales, editoriales especializadas, recitales, clásicos vigentes y jóvenes poetas describen el momento sorprendente que vive hoy la poesía. Una selección de libros –de novedades a clásicos– disponibles en Leamos.com.

Con el lema “Poesía en las orillas”, acaba de finalizar un nuevo Festival Internacional de Poesía de Rosario (FIPR), un clásico que ya va por su 29º edición, y que convocó a mesas de lectura, intervenciones urbanas, feria de editoriales, recitales musicales y poéticos, una residencia dirigida a jóvenes poetas de todo el Mercosur. Coordinado por los poetas Alejandra Méndez Bujonok y Cristian Molina, entre sus mesas (o en las calles de la ciudad) se los vio al escritor Pedro Mairal y su socio musical y poeta Rafael Otegui, al editor de Vox, Gustavo López, al músico Pablo Dacal, entre muchos otrxs poetas de Argentina, la región y el mundo. Hubo también un homenaje al músico y poeta Palo Pandolfo y otro a Tamara Kamenszain, fallecidos este año. A comienzos de noviembre, la editorial Mansalva reunió en el Museo Sívori a poetas mujeres de su sello, entre ellas Cecilia Pavón, María Gainza, y María Paula Zacharías. La agenda en torno a la poesía continuará este mes con la 14º edición del “Festival de poesía de Acá” de Mar del Plata (20 y 21 de noviembre) y el XV Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires (18 al 21 de Noviembre), en formato híbrido (presencial/virtual).A la explosiva agenda de actividades, se suma la cantidad de editoriales que -exclusivamente o a través de colecciones- dedican en sus catálogos espacio a la publicación de poesía, escritores escritores noveles, figuras-faro o simplemente clásicos. Por épocas considerado género menor, o para unos pocos, en la actualidad cuenta con nuevas generaciones de lectores en una agenda que va de lo literario a lo performático o transgénero, entre una profusión de vertientes e hibridaciones.

Además de acompañar y difundir a los sellos que apuestan a la publicación de poetas, nos interesa alentar la lectura de poesía en formato digital, algo que en su momento pudo ser resistido, por ser una experiencia tradicionalmente asociada al papel, pero cada vez más, de la mano de la irrupción de las pantallas, es una lectura que, por breve o por su carácter fragmentario, puede tenerse continuamente a mano, tan simple como en nuestro teléfono celular.

La estrella primera de Palo Pandolfo (Editorial Conejos)

Además de músico, Palo Pandolfo fue un poeta casi secreto. Paralelamente a su carrera musical, fue desarrollando una intensa y constante labor poética. “La estrella primera” reúne poemas que fueron escritos entre 2005 y 2013. Estos poemas, donde la sensibilidad está en primer plano, parecen remitir al surrealismo de Breton, al romanticismo alucinado de Baudelaire, y también a distintas situaciones cotidianas, donde no faltan las referencias a la vida espiritual. Los poemas de Palo celebran la naturaleza, el amor, la pareja, los hijos, los amigos. Y nos invitan a disfrutar del ritmo y la cadencia de las cosas que nos rodean, con versos sencillos e imágenes psicodélicas, místicas.

Baka de Diego Meret (Beatriz Viterbo)

Dice Washington Cucurto sobre este nuevo libro de Diego Meret: “La literatura es una tragedia, ¿qué dudas caben? Ser poeta baká o practicar la literatura baká son casos de vida o muerte. Riesgo total. ¿Qué es más importante? ¿Ser un poeta de versos, cortoversista o ser un poeta baká? Ser parte de este estúpido club es todo lo que se quiere en esta novela de aventura e imaginación sin límites. Todo es posible dentro de la realidad y la realidad es la literatura baká. Pound, Rimbaud, Daniel Durand, Jorge Teillier, Carmen Berenguer y Nicanor Parra quisieran ser poetas bakás como el protagonista de esta historia y vivir en Bakaevka, que bien podría ser Rosario, Buenos Aires, París o Mar del Plata. Todxs lxs lectores querrán ser poetas baká después de leer este libro”.

Realidades. Poesía reunida de Susy Shock (Muchas nueces)

En un universo regido por una virtualidad pandémica acelerada y confusa, Realidades es un gesto amoroso que detiene el tiempo. Esta obra, que contiene la poesía reunida de Susy Shock, nos deja en las manos un mapa donde los caminos a seguir son muchas de sus frases legendarias, que ya son tatuaje, bandera, afiche y bordado.

Entre originales e inéditos, se conforma un abanico de escritos para pensar este mundo de vuelta. Este libro-amuleto es una propuesta ética, una olla cargada de poesía transgresora que nos invita a reinventarnos.

Incluye: Poemario Transpirado, Revuelo Sur, Relatos en Canecalón e inéditos. Todos se vuelven a encontrar en papel, compilados y mimados. De yapa, las imágenes de la obra Kamasutra, de León Ferrari, y de la (Fernando) Noy, que ilustró a la autora.

Lo que hice con tu cepillo de dientes y otros poemas de amor de Mavi Massaro (Halley)
Lo que hice con tu cepillo de dientes y otros poemas de amor nace de la decadencia y caída de una relación hermosa e intensa, combinada con algunas frustraciones y una manifiesta adicción a Game of Thrones. También es fruto del trabajo realizado durante 2018 y 2019 en el taller Narrar lo Extraño, de Leticia Martín. Definitivamente no hubiera sido posible sin el esfuerzo conjunto de las mujeres bellas y fuertes con las que fue compartido y corregido. Es un libro sobre amor, autocuidado y feminismo. Coronado con crema batida, sexo y masturbación.

Mis cantos secretos de Mario Rapaport (Vinciguerra)

Libro de un reconocido intelectual que viene de la economía y de la historia, Rapaport consolida su faceta literaria en la plenitud de su canto: profundidad, combinación de imágenes tanto en la poesía como en la prosa poética, definen un estilo dinámico que seduce al lector. El autor recoge la memoria al identificar a una generación. Asimismo, es atemporal porque las vivencias personales dejan de pertenecer al autor y pasan a integrar espacios que trascienden y se integran a un abanico de lectores.

Misterio ritmo de Arturo Carrera (Espacio Hudson)

En palabras del editor Cristian Aliaga, “Carrera podría decir como Juanele: Todo poeta es un ser peligroso porque prefigura la conciencia de la identidad perdida”. Carrera es el lector que preserva el asombro, la mirada que hace de la experiencia otra luz, nunca previsible, y que ni siquiera su erudición es capaz de mellar. Él concibe el ensayo como un “murmullo de muchas voces y sin término”, una transición perpetua entre el silencio y la dicción clara, y nos asegura, con Foucault, que “murmurar es aproximarse infinitamente al origen”. Cristian Aliaga

Un árbol opaco imita a la intemperie de Andrés León Miche (Pez en el HIelo)

Poesía intimista que recorre un territorio a la sombra de los afectos familiares y la vegetación espesa de la literatura y el cine, desde Emily Dickinson hasta John Carpenter, es la propuesta de este libro publicado por la editorial uruguaya Pez en el Hielo.

Cuervo negro cuervo banco de Jotaele Andrade (AñosLuz)

“La poesía de Jotaele es memoria: la memoria de que aún no perdimos todo, y, sin embargo, ¿qué nos queda por perder? Es el salto hacia el abismo. Es lo que vive, lo que avanza, aun atravesado por la lanza del tiempo. La bandada de cuervos que renuncia al paraíso, para conocer cada invierno la templanza y calidez azul del fuego”.

La morada imposible, Susana Thénon (Corregidor)

Susana Thénon (1935-1991) es una vox sola, una figura erguida entre el desasosiego y la ironía, una “distancia” urgente en la poesía argentina del siglo XX. Este libro reúne sus poemas publicados en libros hoy inconseguibles y una selección de sus textos inéditos. Abarca también su trabajo como fotógrafa y traductora e intenta rescatar algo de su pasión por la danza. Hemos incluido además cartas, ensayos y algunas notas breves y afiladas que la propia Susana Thénon escribió sobre el enigma de la poesía.

Los heraldos negros de César Vallejo (Indielibros)

“Los heraldos negros”, que da nombre al poemario, es la antesala que nos anuncia el carácter apesadumbrado y de tintes oscuros que va a tener todo el libro. El recuerdo reciente de las pérdidas personales de amigos y familiares y la incomprensión humana hacia el sufrimiento del prójimo, hace que el yo poético se sumerja en la angustia existencial. César Vallejo intenta representar su experiencia vital en su forma más completa, expresando la naturaleza interna de las emociones sin preocuparse de la realidad externa. Adapta el lenguaje para expresar sentimientos como la desolación, el dolor en la búsqueda desesperada del momento amoroso, los golpes de la vida y los desengaños que anuncian la desolación y la muerte. Una profunda tristeza empaña muchas de sus composiciones ya desde el inicio de Los heraldos negros, por esta razón el paulatino alejamiento del Modernismo en ésta y en otras composiciones es patente. Frente a la belleza y perfección formal y la sensualidad y colorido de la imaginería modernista, no hay espacio para un yo poético desgarrador y lleno de incertidumbre.