Actualidad Contenido exclusivo Lecturas

Frida Khalo, la mujer rota que le puso color al dolor

La semana pasada, el empresario, coleccionista y fundador del MALBA Eduardo Constantini adquirió el autorretrato “Diego y yo”, de Frida Khalo, a un valor de 35 millones de dólares. De la mano de este nuevo récord, la artista mexicana volvió a ser noticia y a posicionarse bajo los ojos del mundo entero como una de las grandes figuras del arte del siglo XX.

Se ha contado su biografía en libros, en películas, a través de sus propios diarios íntimos. Su historia –su tragedia, su historia de amor con Diego Rivera, su talento– grita la condición humana. Nacida el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, México, bajo el nombre de Magdalena Frida Khalo y Calderón, su vida cambiaría por completo a los 18 años tras sufrir un accidente a la salida del colegio donde estudiaba: un tranvía impactó contra el autobús en el que viajaba y un riel de metal le atravesó el abdomen, dejandole múltiples fracturas en todo el cuerpo.

La recuperación de ese accidente fue larga y tortuosa y nunca se terminó por completo. Todo ese tiempo de quietud la acercó a la pintura y ese dolor sería la marca registrada de toda su obra. Como dice Carolina Balbiani en su retrato Frida. La mujer rota que le puso color al dolor (IndieLibros): “Frida había empezado a hacer algo que no habían hecho antes otras mujeres pintoras: llevar la realidad de lo que vivían al lienzo. Pero Frida no sabía que lo que estaba haciendo era importante. Pintaba porque así lloraba menos”

El cuadro que recorrió los medios de todo el mundo esta semana fue “Diego y yo”: el último autorretrato de busto pintado por la artista antes de su muerte. En esta obra puede verse un Diego Rivera dibujado en su frente con un tercer ojo, parte recurrente de sus pensamientos, símbolo de la relación obsesiva, angustiante y tempestuosa entre ambos. La de Frida y Diego fue una historia única e indescifrable, nada parecida a los cuentos de hadas: su fascinación por él combinaba su interés por el arte y la actividad política que él mismo profesaba, afiliado en aquella época al Partido Comunista.

Compartimos una selección de lecturas disponibles en Leamos.com para recorrer la vida de esta artista única, atravesada por el dolor y el tormento, los ideales políticos, y las muchas y urgentes formas del amor.

Vida y obra: Frida Kahlo, de Gerry Souter. Parkstone

La obra de Frida es un testimonio de su vida. Pocas veces se puede aprender tanto acerca de un artista con sólo contemplar lo que él inscribe dentro del marco de sus cuadros. Frida Kahlo es sin lugar a dudas la ofrenda de México a la historia del arte. Su carácter explosivo, su férrea determinación y su inquebrantable ahínco la ayudaron a formar su talento artístico. La historia y las pinturas que Frida nos dejó revelan el valiente relato de una mujer en constante búsqueda de sí misma.

Audiolibro: Mi hermana Frida, de Bárbara Mujica. Recorded Books

Este relato, narrado desde la perspectiva de su hermana menor Cristina, quien siempre vivió a su sombra, aporta muchos detalles poco conocidos de la niñez y el entorno familiar de Frida Kahlo. Por una parte es un absorbente relato de rivalidad entre dos hermanas que competían por el afecto de Rivera y, por la otro, una fascinante historia de México en la primera mitad del siglo XX, con personajes como León Trotski, André Breton, las deslumbrantes actrices María Félix y Dolores del Río y los demás pintores de la época.

Para chicos: Frida Khalo. La mujer rota que le puso color al dolor, de Carolina Balbiani. Indie libros.

Frida Kahlo es una de las artistas más importantes del siglo XX, no solo por sus reconocidas pinturas que mezclan colores y dolor, sino por ser precursora en el empoderamiento femenino. Retomemos su historia para ahondar en lo importante de la vida de esta gran pintora. Preparate para leer porque a Frida Kahlo ¡sí que le pasó de todo!